Gorilas en Trova

La Luna de Jaime Torres Bodet

La Luna de Jaime Torres Bodet

Mayo 17, 2022 / Por Maritza Flores Hernández

La Luna es el lugar común de los enamorados, de los astrónomos, meteorólogos y de los eclipses. Estos últimos dejan noches blancas y astros rojos, a veces rosados. Por cierto, ¿cuál es su Luna inolvidable?

Los más ortodoxos dirán, las lunas más bonitas son las de octubre. A pesar de ello, no necesariamente alguna de ellas tendría que ser la inolvidable, ni siquiera la favorita (aunque esta última, por el momento, no interesa). La respuesta dependerá de quien se atreve a responder esta encuesta.

Por ejemplo, la noche del 15 de mayo de este año, el eclipse de Luna hipnotizó a gran cantidad de personas en México, Colombia, Chile, Argentina y Estados Unidos de Norteamérica.

Niños y adultos salieron a reconocer el cielo para deleitarse en la fastuosidad del astro que cambiaba el paisaje urbano y rural. Fue el motivo del intercambio de comentarios y de imágenes capturadas con cámaras fotográficas, celulares, tabletas.

Su enormidad desbordaba no sólo a los altos edificios, colinas y montañas, sino que también dilataba las pupilas humanas, buscando integrarse con el esplendor de la naturaleza.

Sin embargo, ¿ésta será “La Luna” inolvidable?

Otra vez, la respuesta se ignora, porque nada es exactamente igual para nadie, ni siquiera la Luna.

El lector ya lo sabe, a la literatura nada se le escapa: caben todas las posibilidades, incluso las aún no experimentadas.

¿Por qué la Luna causa tanta fascinación?

Jaime Torres Bodet dice en su poema “Música oculta”:

 

Como el bosque tiene tanta flor oculta,

parece olorosa la luz de la luna.

Como el cielo tiene tanta estrella oculta

parece que brilla la noche de luna.

Como el alma tiene su música oculta,

parece que el alma llora con la luna.

 

Para el poeta Jaime Torres Bodet, mexicano, oriundo de la Ciudad de México, la luz y la noche de luna cobran características singulares. La primera es olorosa; la segunda, brilla. A su vez, ambas cualidades delatan el enigma de su origen.

La olorosa luz permite intuir a las flores aromáticas que, tras la oscuridad del bosque, se unen con la luna.

La intensa luz es el brillo desvelador de las estrellas tapadas por el cielo, vinculadas con la luna.

Mas en todo esto hay un misterio, el más grande, el del alma.

Esta también lleva dentro algo tan inmaterial como ella misma, la música. Virtud revelada al entrar en concordia con el entorno humano, sonido que reverbera de la misma forma que la estrella brilla, que la flor aromatiza y que la Luna acompaña.

Ninguna es artificio. Todas y cada una corresponden a la armonía natural del cosmos; pero este cuerpo celeste, furtivo durante el día, permite que, en medio de la oscuridad, donde su presencia resplandece, cobren eficacia las cosas de la creación.

Por lo tanto, así como las flores y las estrellas no son evidentes en todo momento, de cualquier forma, se sabe que están ahí. Empero, esa sabiduría sólo es para quien abra sus sentidos al mundo; será como savia de vid nutriendo la vida y, entonces, sabrá que aún cuando no vea a la Luna ella está ahí tras los cielos claros u oscuros, detrás de las nubes pasajeras o de las estrellas titilantes y en el perfume vibrante de cada flor, entonando la misma música del hombre.

Por eso el poeta dice “el alma llora con la Luna”, pues en cuanto el individuo llora, libera la energía vital que lo compone y se hace uno con ella, proponiendo elocuente pregunta y descubriendo el gran misterio, ¿quién se oculta detrás del hombre?

Como sea, la Luna es la bienhechora, la que en la oscuridad auxilia a fraguar las realidades, a encontrar las preguntas y las respuestas. Quizá sea esa la razón por la cual no sólo los astrónomos, metorólogos y enamorados encuentren un lugar común en ella, sino también los poetas.

¿Cuál será la luna inolvidable de Jaime Torres Bodet? Es posible que en “Música oculta” estén todas las pistas para llegar a ella.

Como siempre, querido lector, Usted tiene la última palabra.

Maritza Flores Hernández

Cuentista, ensayista y también abogada. Egresada de Casa Lamm, donde hizo la Maestría en Literatura y Creación Literaria. Considera el arte, la ciencia y la cultura como un todo. Publica dos columnas literarias cada semana, en distintos diarios. Su obra ha formado parte de la antología de cuentos “Cuarentena 2020”.

Maritza Flores Hernández
Anna

Julio 01, 2022 / Por Fernando Percino

De la Física a la Historia de la Ciencia y la Astronomía

Julio 01, 2022 / Por Alejandro Hernández Daniel

En pocas palabras

Julio 01, 2022 / Por Márcia Batista Ramos

La OTAN ante la guerra Rusia-Ucrania

Julio 01, 2022 / Por Ismael Ledesma Mateos

La sexualidad y su diversidad

Junio 28, 2022 / Por Antonio Bello Quiroz

Desde las aguas del Guaíba

Junio 28, 2022 / Por Amalia Cordero

Cancún, más allá del turismo

Junio 24, 2022 / Por Rocío Mendoza

Furiosa

Junio 24, 2022 / Por Fernando Percino