De color humano

El primer amor es el más importante

El primer amor es el más importante

Septiembre 24, 2021 / Por Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

 

Desde hace unos años se han duplicado las celebraciones en nombre del amor. Ahora podemos festejar el 14 de febrero, San Valentín; 23 de junio, Día de la amistad y el 21 de septiembre, Día del amor. ¿Por qué son necesarias tantas fechas? Muchos responderán que sobre todo se debe a campañas de marketing para vender objetos, servicios, etcétera. Puede ser verdad, pero esta semana quiero que sea nuestra excusa para hablar de ese sentimiento que poetas e incluso científicos han tratado de definir. Sin embargo, también me gustaría incluir una variante: “el amor romántico vs. el amor propio”. Se preguntarán por qué y es que los feminicidios —más de 70 ya, en Bolivia, en lo que va del 2021— tienen que ver con la autoestima de las mujeres que fueron víctimas.

No solo por los días de festejo, sino en realidad desde que aparecieron los medios de comunicación, libros, películas, novelas y publicidad nos bombardean con la idea, el sueño de buscar al amor de tu vida, es decir el príncipe azul. ¿Acaso no lo leímos en los cuentos infantiles? ¿No lo vimos en las películas de Disney? ¿No es algo tatuado en la cabeza de niñas, jóvenes y mujeres? Por ejemplo la leyenda del “hilo rojo”, que dice que si una persona está predestinada a amar otra, nada podrá impedirlo. De la misma manera el término “media naranja”, como si con la llegada de alguien más recién estaríamos enteras. Otro concepto que, aunque parezca irreal, todavía pervive muy dentro de la creencia de muchas es: “si me quiere me cela, si no lo hace es que no le importo”.

Todo este amor idealizado que nos venden, tiene la consecuencia de ver como normal a la violencia doméstica. No hablo solo del nivel físico, con golpes y heridas, sino del que sufren, me animo a decir, muchas más mujeres en el plano psicológico, a través del control coercitivo, o sea aquel que no deja que su pareja tenga amigos, que se vista de cierta forma, que salga sola, que revisa los celulares y un largo etcétera. Uno que usa el chantaje para continuar con la relación, el que hace sentir menos a la otra, metiéndole en la cabeza que nadie más la podría amar, que sin él no es nada.

Este es solo el comienzo y si la mujer no ha entendido que el primer amor de su vida tiene que ser ella misma, caerá en las fauces de un tipo de hombre ruin, le creerá sus mentiras y chantajes. Además, pensando que amar significa perdonar todo, pretenderá que si la golpeó, la humilló, le faltó el respeto o la obligó a hacer algo que no quería, debe disculparlo porque él puede cambiar. Incluso hay algunas que se sentirán culpables, creyendo que son las responsables de que su pareja se portara así.

No, señoras y señores. El único culpable es el violento, el que golpea, el que hiere física y psicológicamente, el que no respeta, el que se cree dueño de nuestro cuerpo y no es así. Debemos amarnos a nosotras y después al otro. De esta forma, no dejaremos que nos hagan daño. A la primera señal diremos “no”, porque sabremos que el amor no hiere, más bien protege, cuida, apoya, anima y te eleva, no te hunde.

Por eso, en los días en los que se celebra al amor, y los otros 362, antes de buscar una pareja para compartir, ejercitemos amarnos nosotras, profundamente. Cuidarnos física, moral y psicológicamente, perdonarnos errores y faltas, comprendernos y sobre todo aceptarnos con defectos y virtudes.

Entonces, cuando llegue esa persona a nuestra vida, será un compañero, ni más ni menos; alguien con quien tomados de la mano caminemos juntos hacia un horizonte compartido, luchando hombro a hombro para construir el amor. Seres completos dando y recibiendo sentimientos, sabiendo que no son responsables de la felicidad del otro sino de una misma para compartirlo después.

 

Eliana Soza Martínez

Eliana Soza Martínez (Potosí, Bolivia) Autora de Seres sin Sombra (2018). 2da. Edición (2020) Ed. Electrodependiente, Bolivia. Junto a Ramiro Jordán libro de microficción y poesía: Encuentros/Desencuentros (2019). Antología Iberoamericana de Microcuento (2017), compilador Carvalho; Escritoras bolivianas contemporáneas (2019) compiladoras: Caballero, Decker y Batista, Ed. Kipus. Bestiarios (2019), Ed. Sherezade, Chile. El día que regresamos: Reportes futuros después de la pandemia (2020), Ed. Pandemonium, Perú. Brevirus, (2020), Brevilla, Chile. Pequeficciones: piñata de historias mínimas (2020) Parafernalia, Nicaragua. Historias Mínimas (2020), Dendro Editorial, Perú. Microbios, antología de los Minificcionistas Pandémicos (2020), Dendro Editorial, Perú. Caspa de Ángel: cuentos, crónicas y testimonios del narcotráfico, Carvalho y Batista. Umbrales, Antología de ciencia ficción Latinoamericana (2020), Ediciones FUNDAJAU, Venezuela. https://www.facebook.com/letrasenrojo Instagram: @Eliana.Soza https://www.youtube.com/channel/UCJC8RtYxDvq0JVrb2ZIioeg

Eliana Soza Martínez
Vacacionar entre vivos, en temporada de muertos

Octubre 26, 2021 / Por Maritza Flores Hernández

aRTE Y PSICOaNÁLISIS: Heterotopología de la sexualidad

Octubre 26, 2021 / Por Antonio Bello Quiroz

La vida humana históricamente apesadumbrada por la maldad

Octubre 26, 2021 / Por Márcia Batista Ramos

La imagen, la fe y el silencio

Octubre 26, 2021 / Por Miguel Ángel H. Rascón

De gusanos planos y escarabajos liverpulianos

Octubre 22, 2021 / Por Alejandro Hernández Daniel

¿Por qué leer escritoras?

Octubre 22, 2021 / Por Eliana Soza Martínez

En pocas palabras

Octubre 22, 2021 / Por Márcia Batista Ramos