Desde el Sur

Mata Hari: “¿Una ramera? Sí, pero una traidora, ¡nunca!”

Mata Hari: “¿Una ramera? Sí, pero una traidora, ¡nunca!”

Marzo 15, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

La vida nunca es lo que parece. Todos la conocían como Mata Hari, pero su nombre era Margaretha Geertruida Zelle, nacida el 7 de agosto de 1876 en Leeuwarden, Países Bajos. Mata Hari se convirtió en un icono por enfrentarse a los cánones de su época y ser una mujer independiente y libre en un mundo eternamente convulso dominado por el sexismo.

Su madre murió cuando ella tenía aproximadamente 15 años, época en que estaba estudiando en una escuela especial donde se educaba a las señoritas, y se les preparaba para convertirse en maestras.

En el mundo machista y abusador, las culpas siempre recaen sobre las mujeres. Por eso la bella adolescente fue expulsada de la escuela acusada de tener un romance con uno de los directores, que se supone era adulto y autoridad en el establecimiento. Empero, la desigualdad de género siempre menoscaba gravemente los derechos de las mujeres, en cualquier lugar y tiempo donde los hombres ejercen un trato desigual y discriminatorio hacia ellas.

La historia cuenta que la adolescente tuvo un romance con uno de los directores del establecimiento. Yo, particularmente, entiendo que la adolescente, huérfana de madre, se enfrentó a una situación de violencia sexual y abuso por el hecho de ser mujer joven, desamparada. Además del abuso, también se le negó la oportunidad para seguir estudiando y profesionalizarse. 

A causa de lo ocurrido, fue discriminada y tuvo que ir a vivir con sus tíos, que eran sus padrinos. Dos años después, en 1895, respondió a un anuncio del capitán Rudolf Mac Leod (1856-1928), un militar veinte años mayor que solicitaba esposa por periódico. Tras mantener una breve comunicación por correspondencia, se casaron en Ámsterdam el 11 de julio de 1895, cuando ella estaba a punto de cumplir diecinueve años.

El matrimonio se fue a Indonesia, dónde el capitán estaba destinado. Allí tuvieron dos hijos: Norman-John, nacido el 30 de enero de 1897, y Louise Jeanne, nacida el 2 de mayo de 1898. El niño Norman-John falleció a la corta edad de 2 años, por un supuesto envenenamiento en venganza hacia su padre, por los maltratos hacia un sirviente nativo, quien envió a su esposa, la doméstica de la casa, a envenenar a la familia. Después de la tragedia, el capitán se refugió en la bebida y empezó a maltratar a la joven esposa.

Se dice que la soledad llevó a Mata Hari a sus primeros contactos con la cultura javanesa, en especial con las danzas folclóricas balinesas y las técnicas amatorias orientales, que le proporcionaron años más tarde fama como cortesana de lujo.

De regreso a Europa, la pareja se separó legalmente en los Países Bajos el 30 de agosto de 1902, y en 1906 se llevó a cabo el juicio sobre el divorcio y, a pesar de tener inicialmente la custodia de su hija, su marido la apartó de ella, según declaró, debido a su libertina vida en la isla.

Ella intentó recuperar a su hija, pero nunca lo logró. Rudolf no cumplió con su deber de pagar una pensión mensual a Margaretha Zelle y además no dejó de denigrar su nombre, impidiendo a partir de entonces cualquier contacto entre madre e hija, devolviendo sin abrir las cartas y postales que Margaretha escribía a su hija desde cualquier rincón del mundo donde se encontrara. Desde la separación, ella no volvió a ver a su hija, que moriría con apenas 21 años en 1919, menos de dos años después de la muerte de Margaretha.

El impago de la pensión fue una de las razones que obligaron a Margaretha a tratar de buscar un nuevo rumbo a su vida, marchando a París en 1903 sin dinero, para tratar de ganarse el sustento. Su precaria situación económica la obligó a ejercer como modelo desnuda para algunos artistas bajo el nombre de Lady MacLeod.

En el año de 1904 se lanzó a la fama como bailarina erótica, haciéndose pasar por una princesa de Java gracias a sus rasgos orientales y su pelo oscuro. Como nombre artístico eligió Mata Hari, “Ojo del Alba” en malayo. Con las danzas brahmánicas y orientales triunfó en Europa.

En 1905 debutó en el Museo Guimet y, a partir de ahí, comenzó a vivir de sus bailes eróticos, que comenzaron a darle popularidad, convirtiéndola en una celebridad amparada en el mito que había creado acerca de sus orígenes orientales. Con la fama vinieron sucesivos romances con hombres de las altas esferas. Empero, en1915 se retiró de los escenarios debido al estallido de la Primera Guerra Mundial y regresó a los Países Bajos.

En 1916, en medio a una crisis económica, el cónsul alemán en Holanda, asombrado por todo su abanico de contactos en las altas esferas, le ofreció un trabajo como espía para los alemanes. Ella aceptó y comenzó a espiar a los franceses.

Los británicos, seguros de su condición de agente doble, alertaron a los franceses, que la tenían controlada. Ese año, Margaretha Zelle (la famosa Mata Hari) se enamoró de un joven oficial ruso, Vadim Maslov, de 23 años, que estaba al servicio de Francia. Este fue gravemente herido y el 13 de febrero de 1917 ella pretendía dirigirse al hospital en Francia donde estaba internado y fue arrestada por los franceses en su habitación del Hotel Elysée Palace, en los Campos Elíseos en París. Cuentan que, para tratar de salvarse del arresto, se excusó diciendo que iría a asearse y cambiarse antes de ir con ellos, pero al volver del tocador estaba completamente desnuda y les ofreció a los oficiales bombones en un casco de uniforme alemán.

Sin embargo, fue juzgada el 24 de julio, acusada de espiar para Alemania y, en consecuencia, causar la muerte de al menos 50,000 soldados. Aunque las inteligencias francesa y británica sospechaban que estaba espiando para Alemania, ninguno de los dos pudo presentar pruebas definitivas en su contra. Fue acusada de alta traición y espionaje, asesinada en consecuencia de la acusación sin pruebas demostradas aún hoy en día.

En realidad, ella poco tuvo que ver con el espionaje y se convirtió en una víctima de su propia fama. Como se supo años más tarde, Mata Hari no fue la espía fatal cuya leyenda ha trascendido: las pocas informaciones que reveló eran casi todas simples cotilleos e historias picantes acerca de la vida íntima de algunos oficiales.

En realidad, Mata Hari fue víctima de un mundo machista que necesitaba de un chivo expiatorio. La mataron por ser una mujer, no porque hubiesen comprobado las acusaciones que recaían sobre ella.

Además, ella siempre sostuvo que no había dado a los alemanes ninguna información de valor, a pesar de que fungía como espía. El propio gobierno alemán la secundó al publicar en 1930 un dossier sobre sus actividades. Ella nunca consideró traicionar a Francia, su país de adopción. De ahí la famosa frase que pronunció durante el juicio: “¿Una ramera? Sí, pero una traidora, ¡nunca!”.

Márcia Batista Ramos

Nació en Brasil, en el Estado de Rio Grande do Sul, en mayo de 1964. Es licenciada en Filosofía por la Universidade Federal de Santa María (UFSM)- RS, Brasil. Radica en Bolivia, en la ciudad de Oruro. Es gestora cultural, escritora y crítica literaria. Editora en Conexión Norte Sur Magazzín Internacional, España. Columnista en la Revista Inmediaciones, La Paz, Bolivia y columnista del Periódico Binacional Exilio, Puebla, México, Mandeinleon Magazine, España, Archivo.e-consulta.com, México, Revista Barbante, Brasil, El Mono Gramático, Uruguay. Además, es colaboradora ocasional en revistas culturales en catorce países (Rumania, Bolivia, México, Colombia, Honduras, Argentina, El Salvador, España, Chile, Brasil, Perú, Costa Rica, USA, China, Nepal, Uzbekistán, Paquistán, Arabia Saudita). Publicó: Mi Ángel y Yo (Cuento, 2009); La Muñeca Dolly (Novela, 2010); Consideraciones sobre la vida y los cuernos (Ensayo, 2010); Patty Barrón De Flores: La Mujer Chuquisaqueña Progresista del Siglo XX (Esbozo Biográfico, 2011); Tengo Prisa Por Vivir (Novela Juvenil, 2011 y 2020); Escala de Grises – Primer Movimiento (Crónicas, 2015); Dueto (Drama, 2020); Rostros del Maltrato en Nuestra Sociedad –Violencia Contra la Mujer. (Ensayo, 2020); Universo Instantáneo (Microficción, 2020).

Márcia Batista Ramos
En pocas palabras

Mayo 24, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Titubeos

Mayo 21, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

El silencio escalera (y otro poema)

Mayo 21, 2024 / Por Marlene Socorro Herrera Huerta

En pocas palabras

Mayo 17, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Adiós a un poeta que cuenta historias

Mayo 14, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Diarrea emocional

Mayo 14, 2024 / Por Damián Cruz González

En pocas palabras

Mayo 10, 2024 / Por Márcia Batista Ramos