Crónica

A veces uno entiende a piñatazos

A veces uno entiende a piñatazos

Noviembre 14, 2023 / Por Fernando Percino

A mediados del año pasado, una amiga de la universidad me mandó un flyer para un evento de lectura que se llevaría a cabo en Cholula. Desconfié mucho, no conocía nada sobre ese círculo de lectura que se hace llamar Amanoche. Recién había terminado la maestría y tenía muchos prejuicios en la mente. Me decía tonteras como: “mejor búscate espacios académicos, estás a nada de ser maestro en Literatura Aplicada”, pero algo me hizo ir a ese evento, ese algo fueron dos chamochelas que me tomé un par de horas antes con un amigo. El alcohol me relajó y creí que, después de todo, era una buena oportunidad de conocer más gente vinculada a la literatura en Puebla y, ¡Santa Madre de Dios! El haber tomado esa decisión cambió mi vida para bien. En Amanoche me reencontré después de muchos años con el maestro Rubén Zeleny, alguien a quien ya podemos considerar patrimonio histórico de la ciudad de Puebla por su gran labor como gestor cultural. Ese sábado conocí a Mar Alaffita, otra mujer referente de la vida artística de Puebla. Ahí andaban también Akire Ledezma y Alan Menchaca, grandes poetas ambos. Hicimos lectura de nuestras obras y yo quedé impactado con la gran calidad que todos y todas tenían. Una gran aventura comenzaba, Rubén me convenció de convencer de participar en un evento llamado Piñata Poética. Yo me pregunté, ¿eso cómo se come? Zeleny me explicó que era un concurso de lectura de poemas propios. En ese momento yo estaba trabajando mi primer poemario, Furiosa, de hecho leí algo en el evento de Amanoche y le fue de maravilla a mis textos, algo que me dio confianza para participar en ese slam al que me estaban invitando, aunque una parte de mí desconfiaba y no quería ir. La verdad yo sí traía mucho de mamonería académica esos días, pero por suerte me curé, el amor de toda la banda que he conocido por esas experiencias me curó rápido.

Llegué una tarde de verano al Breve Espacio, un lugar también muy importante para la cultura de la ciudad de Puebla por los eventos que realiza. Ahí fue mi primera Piñata Poética y cuando pensaba que iba a ganar caminando el slam, porque además leí el que en ese momento consideraba mi mejor poema: “Estoy buscando a mi madre”. Hice la sumatoria de los puntos de todas y todos y quedé en cuarto lugar, a la final pasan los primeros tres, al menos en esa ocasión así fue. Me indigné mucho, ¿cómo era posible que un maestrante en Literatura Aplicada de la IBERO, además, perdiera con unas perfectas y perfectos desconocidos? Me enojó que el jurado fuera gente del público que no necesariamente sabe de poesía, puede que hubiesen beneficiado a sus amistades, es más. Estuve a punto de no volver, pero soy un obsesivo y esa obsesión hizo que me enamorara de la Piñata y de la banda que la realiza. Entendí que es un evento caprichoso, caótico, pero hermoso y a veces es mejor participar por el mero gusto, aunque ciertamente siempre es lindo ganar. Tardé ocho eventos para ganar mi primera piñata. Cuando lo hice, casi lloré. Esa vez gané un segundo lugar en el Palacio Negro de Cholula. En el siguiente slam que participé gané, al fin, el primer lugar. Para entonces, la banda del colectivo ya me quería mucho y yo a ellos. Ese día lo guardaré por siempre en mi corazón.

He visto crecer a los Amanoche y a los Piñatines estos meses. Arman eventos llamativos, convocan gente maravillosa que se suma con alegría a sus proyectos, por lo democráticos que son. Amanoche tiene reuniones todos los miércoles a las seis de la tarde en un café del centro de Puebla llamada Un Cafecito y te cuento. Su dinámica es diferente a otros círculos, pues no asignan leer un libro completo para comentar; ellas y ellos llevan textos y los leen en ese momento; comparten el gusto de leer sin imposiciones; hacen debates, chismean, ríen y se la pasan bien; les admiro mucho. Mar Alaffita es la gran líder del grupo junto a Ruben Zeleny. En el caso de Piñata, su coordinador es Rafa Taboada, ambos se apoyan en personas muy talentosas, como es el caso de Luna Lettice, quien dirige la Editorial de Los No Letrados.

Han crecido tanto, que ahora mismo están por organizar su gran concierto como colectivos unidos y así celebrar el camino recorrido. Dicho evento será el próximo 2 de diciembre en el bar El Mictlán, ubicado en el sur de la ciudad. Vendrán bandas de gran trayectoria como Jessy Bulbo y Sota de Rosas, se acompañarán de nuevos talentos, algunos de la misma ciudad como: Artificial Tiger, Sandra Derkiel y Anna Banana Song.

Estos tres colectivos, más: Canastita Literaria (otro círculo de lectura de Cholula y que recientemente me hizo el honor de nombrarme invitado especial por tantas lecturas compartidas) me impulsaron a crear los poemas de mi siguiente libro, que se llamará Wonder Loba, del cual este espacio (Consultario) también ha sido cómplice. Me obligué a hacer nuevos textos para ganar la Piñata y también llevé esos poemas a los demás grupos. La cultura en Puebla no está cerrada sólo a las instituciones gubernamentales, hay muchos jóvenes y no tan chavos que están abriendo espacios y opciones de entretenimiento artístico que vale la pena visitar, a los que vale la pena arriesgarse conocer y quitarse, un rato, ciertos prejuicios académicos.

Fernando Percino

Es mexicano y nació en algún momento de los años ochenta; además es licenciado en Administración Pública por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Publicó cuentos en el suplemento cultural *Catedral* del diario *Síntesis*, la novela *Velvet Cabaret* (2015), el libro de cuentos *Lucina* (2016), el libro de crónicas *Diarios de Teca* (2016) y la novela breve *Volk* (2018). Fue miembro del consejo editorial de las revistas: *Chido BUAP* y *Vanguardia: Todas las expresiones*. Fue funcionario público. Actualmente es chofer de UBER y estandupero ocasional.

Fernando Percino
En pocas palabras

Mayo 24, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Titubeos

Mayo 21, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

El silencio escalera (y otro poema)

Mayo 21, 2024 / Por Marlene Socorro Herrera Huerta

En pocas palabras

Mayo 17, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Adiós a un poeta que cuenta historias

Mayo 14, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Diarrea emocional

Mayo 14, 2024 / Por Damián Cruz González

En pocas palabras

Mayo 10, 2024 / Por Márcia Batista Ramos