Ubú

El PAN y VOX, la ultraderecha en acción

El PAN y VOX, la ultraderecha en acción

Septiembre 10, 2021 / Por Ismael Ledesma Mateos

El Manifiesto del Partido Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels (1848) inicia diciendo: “Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo. Todas las fuerzas de la vieja Europa se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma: el Papa y el zar, Metternich y Guizot, los radicales franceses y los polizontes alemanes. ¿Qué partido de oposición no ha sido motejado de comunista por sus adversarios en el poder? ¿Qué partido de oposición a su vez, no ha lanzado, tanto a los representantes de la oposición, más avanzados, como a sus enemigos reaccionarios, el epíteto zahiriente de comunista?

”De este hecho resulta una doble enseñanza:

”Que el comunismo está ya reconocido como una fuerza por todas las potencias de Europa.

”Que ya es hora de que los comunistas expongan a la faz del mundo entero sus conceptos, sus fines y sus tendencias, que opongan a la leyenda del fantasma del comunismo un manifiesto del propio partido.

”Con este fin, comunistas de las más diversas nacionalidades se han reunido en Londres y han redactado el siguiente ‘Manifiesto’, que será publicado en inglés, francés, alemán, italiano, flamenco y danés”.

El país donde se pudo establecer un régimen socialista-comunista fue en la Rusia zarista, el último lugar donde Marx hubiera pensado que podría darse tal acontecimiento, un país atrasado culturalmente, semi feudal. Sin embargo, fue gracias a la genialidad de Lenin y Trotsky como se pudo realizar la revolución de octubre de 1917 y establecer un gobierno socialista que se impuso en otros países de Europa central. La Unión Soviética (URSS) fue una potencia predominante en contraposición a los Estados Unidos, que generó lo que se denomina “Guerra Fría”.

En América, la Revolución Cubana se declaró socialista y el fantasma del comunismo se hizo presente en el continente. Pero con el correr de los años el régimen soviético perdió fuerza, se desgastó y se impuso un autoritarismo atroz, que llevó a la desaparición del régimen. La caída del Muro de Berlín fue un acto simbólico que para muchos significaba la extinción del comunismo. Solo quedaba Cuba, abandonada sin el apoyo soviético, con múltiples penurias, que a pesar de todo ha sobrevivido. Y China, que acaba de celebrar los 100 años de su Partido Comunista, aunque en realidad es un país claramente capitalista.

Un libro extraordinario que leí de joven, editado por El viejo topo, se llamaba Reír en el Este. Era una compilación de chistes antisoviéticos, cuya portada mostraba un tanquecito con su cañón como trompa de elefante y decía “este libro no es comunista, ni anticomunista, porque el comunismo ¡No existe!”. Se trata de un periodo donde la izquierda cuestionaba a la Unión Soviética, a lo que se llamó el “Socialismo real”, en contraposición al “Socialismo verdadero”, donde en España e Italia surgió el “Eurocomunismo”, con una visión democrática pensando en la vía parlamentaria para llegar al poder.

Todo parecía indicar que el comunismo había dejado de existir. Sin embargo, ahora la derecha lo ha revivido. Algo paradójico, pero pareciera que necesitan su renacimiento para tener a que contraponerse. Es patético cómo en México se ataca al gobierno de Andrés Manuel López Obrador acusándolo de comunista, donde se revela el carácter de la oposición derechista que revive lo que fue la guerra fría. Recuerdo cuando era niño las consignas “Cristianismo sí, comunismo no”, en la época en que la derecha poblana había formado el Frente Universitario Anticomunista (FUA) para frenar el avance de la izquierda en la Universidad Autónoma de Puebla.

En España, tras la muerte de Francisco Franco, se dio una apertura democrática y un cambio cultural que llevó incluso a que el país fuera gobernado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), sin embargo la derecha está ahí, incrustada y analizando los resultados electorales en varias ocasiones. Se trata de una nación dividida, con una derecha omnipresente, a pesar de que actualmente esté gobernada por un presidente socialista. La derecha española era representada por el Partido Popular (PP), pero ahora ha surgido una posición más radical de ultraderecha: el partido Vox, que se presenta como defensor de la libertad, la democracia y el estado de derecho, pero detrás de esa fachada se asoma lo que en realidad es: un partido de ultraderecha, xenófobo, homófobo y racista, cuyas tesis son afines con el fascismo. Ese es el partido que firmó una “alianza” con senadores de Acción Nacional (PAN) para defender la “iberosfera” del “comunismo”.

No habían pasado ni 24 horas del encuentro que el líder de Vox, Santiago Abascal, mantuvo con senadores del PAN, encabezados por su coordinador, Julen Rementería, para sellar una alianza a la que llamaron la Carta de Madrid, en contra “del avance del comunismo” en la “iberosfera”, cuando se precipitó una andanada de críticas al PAN por pactar con un partido que roza las tesis fascistas. Ello provocó deslindes de dirigentes del PAN y señalamientos del presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina.

Con esta acción, el PAN muestra su postura de ultraderecha, opuesta a las transformaciones del país, planteadas por el presidente con la llamada 4T, y nos deja ver una acción de la ultraderecha a nivel internacional, que ve con pavor el avance de gobiernos de izquierda en América Latina. En ese contexto me parece simbólico el que el dirigente de Vox venga a México a consolidar una alianza con el partido derechista PAN, lo cual da idea de una movilización de las fuerzas retrógradas en contra del cambio en pleno siglo XXI.

El Padre Ubú no tenía partidos en su reino, no había procesos democráticos ni elecciones, aunque finalmente fue derrocado. No vivió un escenario como el que actualmente vivimos, en un país contradictorio, donde impera la ignorancia. Sin embargo, creo que lo ultraderechistas del PAN y de VOX, no pasarán.

¡Para mí es suficiente ¡

 

ubu.mexicano@gmail.com

 

 

Ismael Ledesma Mateos

Biólogo (UNAM), Maestro en Ciencias en Bioquímica (CINVESTAV), Doctor en Ciencias (UNAM), Premio a la mejor tesis doctoral en ciencias sociales en el área de historia por la Academia Mexicana de Ciencias (1999), Postdoctorado en el Centro de Sociología de la Innovación de la Escuela Nacional Superior de Minas de París, Francia. Director fundador de la Escuela de Biología de la UAP, Presidente de la Sociedad Mexicana de Historia de la Ciencia y de la Tecnología A.C (SMHCT) (2008-2014), profesor-investigador de la FES Iztacala de la UNAM.

Ismael Ledesma Mateos
El amor: eso que no cesa de no inscribirse

Septiembre 28, 2021 / Por Antonio Bello Quiroz

Último soliloquio de un chiquitano

Septiembre 28, 2021 / Por Márcia Batista Ramos

Satchmo, el de la boca grande

Septiembre 28, 2021 / Por María Teresa Andruetto

Julian Huxley, el primer director de la UNESCO

Septiembre 24, 2021 / Por Alejandro Hernández Daniel

En pocas palabras

Septiembre 24, 2021 / Por Márcia Batista Ramos

El primer amor es el más importante

Septiembre 24, 2021 / Por Eliana Soza Martínez

CONACyT: Conflicto contra un cambio

Septiembre 24, 2021 / Por Ismael Ledesma Mateos