Narrativa

En pocas palabras

En pocas palabras

Marzo 08, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Libertad

Chris Morales (México)

Su marido, para complacerla, le llenó de pájaros la jaula. El ambiente llegó a ser tan aturdidor que mejor optó por abrir la puerta dorada. Vio alejarse por los aires a su cautiva mujer acompañada de sus amigos alados.

 

Obsesión

Gabriel Ramos (México)

Tengo fama de cuidar mis libros. No los presto, pero con Martín hice una excepción: se llevó uno que me devolvió sucio y sin forro. Unos días después, insistió que le prestara Las 48 leyes del poder. Lo regresó lleno de grasa y sin varias hojas. Le tuve que aplicar la 42: Muerto el perro, se acabó la rabia.

 

Feliz año nuevo

Patricia Nasello (Argentina)

Los globos son blancos puesto que, según la costumbre, representan

pureza. Los inflan con helio, los atan a los pequeños según lo acordado y

luego cortan amarras. El espectáculo es sobrecogedor: centenares de niños

perdiéndose en el cielo.

Por fin, una Noche Vieja diferente.

 

No solo de pan vive el hombre…

Camilo Montecinos Guerra (Chile)

Ustedes son los escogidos, afirmó el líder. Ustedes no están aquí por voluntad propia, sino que fueron sacados del mundo para convertirse en mejores personas. Se escuchan aplausos. Dios los transformó en algo que no eran, cambió su alimento carnal por delicias espirituales para su deleite. Más aplausos. ¡Coman de la palabra de Dios!

Los aplausos aumentan, el público estalla y todos los fieles se abalanzan contra el hombre, deseosos de probar la carne divina.

 

Despertar

Estéfani Huiza Fernández (Bolivia)

Ella era silenciosa en todo. Tomaba su café en las mañanas, sin el glu, glu, glu habitual. Escribía con total cuidado para no causar incomodidad, reía sin la risa estrepitosa de muchas jovencitas de su edad. Recortaba las flores del jardín sin causar revuelo entre las hojas y si se pinchaba un dedo con alguna espina, sólo se sonrojaba. Vivía en un silencio casi sepulcral. Quizá por ello todos habían olvidado que existía. Pero una noche oyó el sonido de un piano, entonces abrió la boca y jamás, nadie la volvió a callar.

Márcia Batista Ramos

Nació en Brasil, en el Estado de Rio Grande do Sul, en mayo de 1964. Es licenciada en Filosofía por la Universidade Federal de Santa María (UFSM)- RS, Brasil. Radica en Bolivia, en la ciudad de Oruro. Es gestora cultural, escritora y crítica literaria. Editora en Conexión Norte Sur Magazzín Internacional, España. Columnista en la Revista Inmediaciones, La Paz, Bolivia y columnista del Periódico Binacional Exilio, Puebla, México, Mandeinleon Magazine, España, Archivo.e-consulta.com, México, Revista Barbante, Brasil, El Mono Gramático, Uruguay. Además, es colaboradora ocasional en revistas culturales en catorce países (Rumania, Bolivia, México, Colombia, Honduras, Argentina, El Salvador, España, Chile, Brasil, Perú, Costa Rica, USA, China, Nepal, Uzbekistán, Paquistán, Arabia Saudita). Publicó: Mi Ángel y Yo (Cuento, 2009); La Muñeca Dolly (Novela, 2010); Consideraciones sobre la vida y los cuernos (Ensayo, 2010); Patty Barrón De Flores: La Mujer Chuquisaqueña Progresista del Siglo XX (Esbozo Biográfico, 2011); Tengo Prisa Por Vivir (Novela Juvenil, 2011 y 2020); Escala de Grises – Primer Movimiento (Crónicas, 2015); Dueto (Drama, 2020); Rostros del Maltrato en Nuestra Sociedad –Violencia Contra la Mujer. (Ensayo, 2020); Universo Instantáneo (Microficción, 2020).

Márcia Batista Ramos
En pocas palabras

Mayo 24, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Titubeos

Mayo 21, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

El silencio escalera (y otro poema)

Mayo 21, 2024 / Por Marlene Socorro Herrera Huerta

En pocas palabras

Mayo 17, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Adiós a un poeta que cuenta historias

Mayo 14, 2024 / Por Márcia Batista Ramos

Diarrea emocional

Mayo 14, 2024 / Por Damián Cruz González

En pocas palabras

Mayo 10, 2024 / Por Márcia Batista Ramos