Tinta insomne

El género de la minificción y las mujeres: Red de Escritoras

El género de la minificción y las mujeres: Red de Escritoras

Julio 30, 2021 / Por Fabiola Morales Gasca

Portada: Pía Barros / Dina Grijalva

 

De acuerdo con Lauro Zavala, destacado investigador mexicano de la Universidad Autónoma Metropolitana desde 1984, profesor del posgrado en letras de la UNAM y del posgrado en cine de la Universidad de Nueva York, hay un aumento de interés sobre los relatos breves o minificción. Algunos lo han denominado el género literario del siglo XXI. Y aunque el cuento clásico es fundamental en nuestra tradición latinoamericana, la minificción —es decir, el relato breve que no sobrepasa dos páginas— se ha destacado en las últimas décadas.

Para diferenciar de un cuento normal a uno breve debemos tener en cuenta la extensión. Mientras que un relato común lleva entre 2000 y 10 000 palabras, uno corto poseerá entre 1000 y 2000 palabras; los muy cortos, entre 200 y 1000; los ultracortos, hasta 200 palabras, o sea la extensión menor de una cuartilla. A estos cuentos de 200 palabras también se les denomina minificciones, minicuentos, micro-relatos, ficción súbita, viñetas, relato microscópico, textículo, etc. Los teóricos, en estos últimos años, están posando sus ojos en este género por su hibridez y elegancia en el manejo del lenguaje. La capacidad de síntesis, agudeza, gracia, ironía y belleza para escribir y leer una minificción hacen de éste un género en constante expansión. Es por eso que me he detenido en esta columna a mencionarlo a detalle, aunado a la voz actual de la mujeres escritoras que anhelan expresar parte del mundo bajo nuevas perspectivas. Vale la pena detener nuestra mirada en este género de nuestro siglo, caracterizado por el dominio de medios electrónicos de comunicación que hacen nuestra vida, y literatura, fragmentaria y breve.

En esta “Tinta Insomne” –de Consultario espacio de E-Consulta para el arte—, es un placer y un gusto contar con las escritoras Dina Grijalva y Pía Barros en esta entrevista para conocer parte del trabajo y el propósito de un importante colectivo de mujeres que disfrutan investigar y escribir este género, la Red de escritoras de Minificción. 

María Dina Grijalva Monteverde nació en Ciudad Obregón, Sonora. Es escritora y además profesora e investigadora en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Ha publicado diversos libros de ensayo y minificción, entre ellos: Eldorado: evocación y mito en la narrativa de Inés Arredondo, Las dos caras de la luna, Eros y Afrodita en la minificción, Abecé sexy. Realizó una estancia posdoctoral en la Universidad de Salamanca, en donde escribió la antología erótica Eros y Afrodita en la minificción. Ha sido traducida a diversos idiomas y desde el 2008 se ha vuelto una promotora del género de la minificción en México.

Pía Barros nació en Melipilla, Chile. Es una de las escritoras más activas y renombradas de la literatura chilena actual. Su nombre generalmente se vincula a la literatura feminista. Ha publicado Miedos transitorios (1985), A horcajadas (Mosquito Editores), El tono menor del deseo (Editorial Cuarto Propio, 1990), Signos bajo la piel (Editorial Grijalbo, 1994), Ropa usada (Ediciones Asterión, 2000) y Los que sobran (Ediciones Asterión, 2002). Sus cuentos han aparecido en numerosas antologías tanto de Chile y otros países como Alemania, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Francia, Italia, Rusia, Venezuela, entre otros. Sus libros han sido ilustrado por destacados artistas gráficos y tiene en su haber la primera novela chilena publicada en formato digital (año 2000).

Ambas escritoras, son entre otras, fundadoras de la Red de Escritoras de Minificción.

Tinta Insomne: ¿Cómo surge la inquietud de crear una Red de Escritoras de Minificción?

Dina Grijalva. Surge a partir de la conciencia de que el número de las mujeres minificcionistas ha crecido mucho en los últimos años y de que ese número y la calidad de la escritura no siempre se corresponden con la difusión de las minificciones escritas por mujeres.

Pía Barros. Éramos muchas y necesitábamos que vieran eso: muchas y variadas. Éramos feministas. Éramos escritoras.

Tinta Insomne: ¿Qué escritoras y de qué nacionalidad apoyaron esta idea?

Pía Barros: Escritoras de Chile, Argentina, Perú, Bolivia, México, España, Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana, Honduras, Italia, Colombia. Las Fundadoras somos muy diversas.

Dina Grijalva: Las escritoras fundadoras de REM somos 19: Pía Barros, Gabriela Aguilera, Lorena Díaz Meza, Miranda Montealegre, Francisca Rodríguez (chilenas); Karla Barajas, Laura Elisa Vizcaíno, Dina Grijalva (mexicanas); Caro Fernández, María Elena Lorenzin, Sandra Bianchi, Nanim Rekacz, Mónica Pano (argentinas); Violeta Rojo (venezolana); Maritza Iriarte (peruana); Sisinia Anze (boliviana) y Yurena González Herrera (española).

Tinta Insomne: ¿Cuál es el propósito de crear esta red?

Pía Barros: Visibilizar y difundir el trabajo de las mujeres en este género, tan revolucionario y tan intenso como nosotras.

Dina Grijalva: El acuerparnos y cobijarnos como mujeres escritoras y el contribuir a la difusión de las minificciones escritas por cada una de las integrantes. Nos guían la sororidad, el affidamenteo (que combina el confiar, apoyar, aconsejar, dejarse aconsejar, en la búsqueda de referencias simbólicas entre mujeres)

Tinta Insomne: ¿Cuál es la fecha de Red de creación de Escritoras de Microficción?

Pía Barros: 17 junio 2020

Tinta Insomne: ¿Cuántas mujeres integran el colectivo y de que países?

Pía Barros: Mas de 70 mujeres de escritoras de Chile, Argentina, Perú, Bolivia, México, España, Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana, Honduras, Italia, Colombia.

Dina Grijalva: Somos más de 70 integrantes de REM, de más de una decena de países de habla hispana. Y están también las argentinas Esther Andradi, que vive en Berlín y María Elena Lorenzin, que vive en Australia.

Tinta Insomne: ¿Cuál fue el criterio para integrarse a esta red?

Pía Barros: Tener publicaciones de microficción. Ser feministas, ser escritoras.

Tinta Insomne: ¿Cómo consideran ustedes la aceptación y difusión del género de minificción en su país de origen? ¿Y en Latinoamérica?

Dina Grijalva: México es uno de los países de habla hispana, junto con Argentina, en donde la minificción surgió hace poco más de un siglo; y la difusión y aceptación que existe en ciertos círculos es buena. Eso partiendo de la realidad de que este género breve sigue siendo un género marginal.

Pía Barros: En Chile, a pesar de ser el género que más se practica, de tener un exitosísimo “Santiago en 100 palabras”, con decenas de miles de participantes en cada versión, es un género muy desconocido para académicos, críticos y otros. Pero cada vez más, y debido a que tenemos grandes exponentes, se abre a su difusión a pasos agigantados.

Tinta Insomne: ¿Por qué el género de minificción es muy difundido en nuestros países de habla hispana?

Pía Barros: Porque empezó su práctica masiva durante las dictaduras de los sesenta y se masifico con la caída de éstas, a fines de los ochenta. Nos gusta por intensidad, compromiso, estallido y porque demuestra que lectores y cultores deben completarse. El texto no existe sin la comunidad que lo lee e interpreta.

Dina Grijalva: Las razones pueden ser varias: una de ellas podría ser que nuestra lengua, la de Sor Juana, se presta para el ejercicio lúdico e irónico que muchas veces acompaña a este género. Y, la escritura de brevedades textuales en prosa ha tenido excelentes cultoras y cultores en lengua española.

Tinta Insomne: ¿El género de la minificción se vincula con el feminismo actual?

Dina Grijalva: El feminismo —los feminismos, sería mejor decir— es un movimiento reivindicativo, una teoría, una ética y una forma de ver el mundo que atraviesa actualmente toda la vida y todos los géneros literarios.

Tinta Insomne: ¿Qué aporta la minificción como género literario a los movimientos y voces de nuestros países latinos?

Dina Grijalva: La minificción aporta una forma de condensar el mundo en pocas palabras.

Pía Barros: Nuestra profunda irreverencia.

Tinta Insomne: ¿Cuál ha sido el trabajo de la REM durante estos meses de pandemia?

Dina Grijalva: En primer lugar, REM surge durante la pandemia y sus integrantes hemos participado en diversas actividades de escritura y difusión de la minificción. Hemos realizado carruseles de lectura de minificciones, participado en entrevistas, en conversatorios, presentaciones de libros, entrevistas. Hemos conmemorado el Día Internacional de la Mujer como un día para celebrar los logros de las mujeres, para homenajear a las mujeres que nos antecedieron en la lucha reivindicativa y para refrendar nuestro compromiso por luchar incansablemente por un mundo en donde todas las mujeres tengamos todos los derechos. Todos los derechos para todas, es nuestra convicción de lucha.

Tinta Insomne: ¿Cómo celebran este primer año de creación de la REM?

Pía Barros: Con el lanzamiento de nuestra primera antología digital, Mínimas Máximas, regalándola en descarga gratuita a quien quiera tenerla.

Tinta Insomne: ¿Quiénes fueron las antalogadoras?

Dina Grijalva: Pía Barros, Sandra Bianchi, María Elena Lorenzín, Lorena Díaz Meza y yo, Dina Grijalva.

Tinta Insomne: ¿Cuáles son los siguientes planes y objetivos de la REM?

Pía Barros: Educarnos en la microficción, crecer como equipo, difundir nuestro trabajo, leernos entre mujeres, ser sororas e inclusivas y aprender cada día en la búsqueda de lo mejor de lo breve. Aunque todo, ser felices por los logros de mujeres, y enseñar la libertad de lo creativo.

Dina Grijalva: Fortalecernos como Red de Mujeres Minificcionistas, apoyar a cada una de sus integrantes, difundir la minificción escrita por las integrantes de la Red y por todas las mujeres escritoras.

Tinta Insomne: ¿Cuáles son sus redes o medios para seguir a este grupo de escritoras y académicas?

Dina Grijalva: La red cuenta con página de Facebook, estamos en Twitter y en Instagram.

Pía Barros: Para informarse, las páginas de REM en Facebook y también Instagram

 

Aunque el género de la Minificción parezca nuevo, es deber recordar que ya tiene años. La brevedad, característica de nuestros tiempos, ha permitido proliferar este tipo de narrativas y las plumas femeninas, como observamos a través de nuestras entrevistadas, otorgan nuevas dinámicas, ejercicios y movimientos a nuestro lenguaje y literatura latinoamericana de larga tradición en la brevedad y narración. “Tinta insomne” se despide dejando muestra del talento REM.

 

CUESTIÓN DE TIEMPO

Vivir en Culiacán y querer escribir una novela sería un disparate. Aquí nadie sabe cuándo le toca una bala. La única certeza es que cada día les toca a más de tres. Nadie podría estar seguro de poder terminar un texto extenso. Por eso he elegido la minificción.

(Dina Grijalva)

 

GOLPE

–Mamá –dijo el niño–, ¿qué es un golpe?

–Algo que duele muchísimo y deja amoratado el lugar donde te dio.

El niño fue hasta la puerta de casa. Todo el país que le cupo en la mirada tenía un tinte violáceo.

(Pía Barros)

 

UNA HISTORIA DE VIDA INVEROSÍMIL

Me dijeron que mi cuento era inverosímil porque una niña gorda, de diez años, caminando en las calles, no sería nalgueada ni los borrachos le gritarían: “Mamacita”. Recordé porque no le contaba a nadie los abusos que vivía en las calles, cuando tenía 10 años y era gorda.

(Karla Gabriela Barajas)

Fabiola Morales Gasca

Fabiola Morales Gasca Licenciada en Informática por el Instituto Tecnológico de Puebla. Egresada de talleres literarios en la Casa del Escritor y la Escuela de Escritores. Terminó el Diplomado en Creación Literaria en la SOGEM-IMACP de Puebla. Maestra en Literatura Aplicada por la Universidad Iberoamericana. Autora de los poemarios “Para tardes de Lluvia y de Nostalgia” 2014 y “Crónicas sobre Mar, Tierra y Aire” 2016 Editorial BUAP. Libros infantiles “Frasquito de cuentos” y “Confeti” 2017, BUAP y Libro de minificciones “El mar a través del caracol” Editorial El puente 2017. El niño que le encantaban los colores y no le gustaban las letras 2018. Luciérnagas 2020. Participante de varias antologías en España, Paraguay, Chile, Colombia y México. Lectora voraz y escritora incansable.

Fabiola Morales Gasca
El amor: eso que no cesa de no inscribirse

Septiembre 28, 2021 / Por Antonio Bello Quiroz

Último soliloquio de un chiquitano

Septiembre 28, 2021 / Por Márcia Batista Ramos

Satchmo, el de la boca grande

Septiembre 28, 2021 / Por María Teresa Andruetto

Julian Huxley, el primer director de la UNESCO

Septiembre 24, 2021 / Por Alejandro Hernández Daniel

En pocas palabras

Septiembre 24, 2021 / Por Márcia Batista Ramos

El primer amor es el más importante

Septiembre 24, 2021 / Por Eliana Soza Martínez

CONACyT: Conflicto contra un cambio

Septiembre 24, 2021 / Por Ismael Ledesma Mateos